domingo, 25 de septiembre de 2016

El bikini porno del incesto

Tengo una prima que tendrá como 10 años mas que yo y aunque ya esta entrada en la tercera década se conserva quizás mejor que una chica de 25 años. Así que este es un relato de porno incesto Ella mide como 1.77, con el cabello largo y liso, negro como el azabache al igual que sus ojos que son levemente saltones y un poco achinados, con unas tetas del tamaño exacto y en forma de pera y un culito bastante relleno pero a la vez pequeño. Precisamente ahorita la estoy viendo en una foto y eso me excita muchísimo, ver esos labios carnosos cubiertos por un rojo intenso y recordar como recorrían en conjunto con su lengua mi verga tiesa. El asunto es que un día fui a enviar un sobre vía correo y en el estacionamiento me la conseguí por casualidad. Ella me tiene mucha confianza y siempre ha sido muy desinhibida con respecto a los temas de sexo y su cuerpo...si queréis os puedo pasar sus fotos XXX. Luego de saludarme y de hablar un rato me dijo que iba a comprarse un traje de baño porque ese fin de semana iba a la playa con su novio y unos amigos. A la vez me pidió que la acompañara a la tienda para darle opinión y luego aprovechaba de irse a su casa en mi auto. Yo ni tonto que fuera le dije que con gusto la acompañaba y así fue, allí estaba yo entrando a la tienda con ella y saludando a una amiga suya que resulto ser la dueña del local. En fin, mientras me pedía opinión y me veía, yo me imaginaba ese cuerpecito tan bien formado adentro de esos pedazos de tela. Note que entre su blusa sus pezones empezaban a erguirse como dos cañones y me pidió que me sentara en la puerta del vestidor para darle opinión. Entro como con 4 trajes de baño, uno mas insinuante y chiquito que el anterior. Al ver a ese mujerón saliendo con ese traje de baño enseguida mi verga se fue para arriba y ni siquiera me di cuenta si ella me estaba observando puesto que mis ojos estaban centrados en sus tetas y en su papo que lo tenia realmente abultado seguramente por exceso de uso. El siguiente traje de baño tan chiquito adelante en la parte de abajo que se veía como unos rizos de su pubis salían a los lados mientras que arriba sus pezones parecían no poder hincharse mas. Me dijo que me metiera un momento al vestidor a ayudarle a desamarrarse la parte de arriba que se había hecho un nudo y cuando entre ella se puso de espaldas a mi y cerro la puerta. Mientras trataba de deshacerle el nudo, cosa que se me hizo difícil por lo excitado que estaba ella empezó a recostar sus nalgas sobre mi verga y como estaba tan tiesa empezó a gemir y a moverse de un lado a otro. No aguante mas y la tome por la cintura deslizando mis manos por todo su cuerpo, preparando el terreno por el cual luego pasaría mi lengua. Ella estaba muy lubricada pero como el espacio era tan reducido tuvo que conformarse con mamar mi verga que estaba muy hinchada, esa lengua y esos labios provocaron que estallara sobre su cara un volcán de semen tibio. No se si consiguió lo que quería, pero tanto placer me dio la mamada que termine pagándole el traje de baño a mi dulce y muy bien definida prima… Esperamos que os haya gustado este relato erótico.